Noticias
Finalizó el proyecto “Uruguay Bucea” llevado a cabo, en esta oportunidad, en la ciudad de Fray Bentos por el Grupo de Buceo y Salvamento de la Armada (GRUBU).
 “Uruguay Bucea”, es un proyecto impulsado y creado por el GRUBU, con el fin de concientizar a la sociedad de la importancia y la existencia de este deporte poco conocido, así como también crear lazos de fraternidad.
En la mañana de ayer, en el Salón Alcázar del Comando General de la Armada, se llevó a cabo la ceremonia de entrega de la Medalla “15 de Noviembre de 1817” a los Señores Agregados de Defensa y Naval a las Embajadas de la República Federativa del Brasil y de la República del Paraguay.

En representación del Señor Comandante en Jefe de la Armada, el Señor Director General de Material Naval, Contralmirante Gustavo MUSSO fue el encargado de presidir dicha ceremonia, y estuvieron presentes el Señor Embajador de la República Federativa del Brasil, Don Antonio José FERREIRA SIMOES, Señor Embajador de la República del Paraguay, Dr. Rogelio BENÍTEZ, Señor Comandante de la Flota, Contralmirante Otto GOSSWEILER, Señor Prefecto Nacional Naval, Contralmirante José ELIZONDO, Señor Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Contralmirante Gustavo LUCIANI, Autoridades Extranjeras, Personal Superior de la Armada y familiares de los condecorados.

Dando comienzo a la ceremonia, se proyectó un video con la descripción heráldica de la Distinción “15 de Noviembre de 1817”.

Acto seguido, se dio paso a la condecoración con la Medalla “15 de Noviembre de 1817”, Distintivo Blanco (Servicios Distinguidos de Carácter Especial y Notorio), al Señor Agregado de Defensa y Naval a la Embajada de la República Federativa del Brasil, Capitán de Mar y Guerra Carlos Roberto Rocha e Silva Junior y al Agregado de Defensa y Naval a la Embajada de la República del Paraguay, Capitán de Navío, Celso Noel Chavéz Caballero.

Los Señores Agregados fueron distinguidos por su compromiso, dedicación e invalorable apoyo brindado a nuestra Institución; por sus elevadas cualidades personales y profesionales que han fortalecido y acrecentado los lazos de amistad y camaradería tradicionales entre nuestros países.
En el día de ayer, el proyecto llevado a cabo por el Grupo de Buceo y Salvamento de la Armada llegó a la ciudad de Fray Bentos.

“Uruguay Bucea”, es un proyecto impulsado y creado por el Grupo de Buceo y Salvamento de la Armada (GRUBU), con el fin de concientizar a la sociedad de la importancia y la existencia de este deporte poco conocido, así como también crear lazos de fraternidad.

En esta oportunidad 35 alumnos recibieron en una primera instancia una clase teórica sobre el equipamiento a utilizar y los principales problemas en buceo que se puedan presentar; para luego poner en práctica lo aprendido.   

Desde el día de hoy, y hasta el próximo sábado se llevarán a cabo las prácticas y al finalizar se les entregará un diploma a los alumnos participantes.
Hoy en día, el personal del Faro de Cabo Polonio, perteneciente al Servicio de Balizamiento de la Armada, es el único medio que realiza evacuaciones médicas y brinda apoyo a los pobladores del lugar así como a la gran cantidad de turistas que allí se encuentran.  
 
Ante el nuevo brote de casos de COVID 19 se han constatado casos positivos en la localidad, por lo que el personal de enfermería existente solicitó la evacuación médica de dos casos positivos, agregándose a éstos la evacuación de un poblador con una herida de consideración.

Durante el último mes se han llevado a cabo un total de 9 asistencias médicas por nuestro personal del Faro.  Habitualmente las evacuaciones son realizadas hasta la ruta nacional más próxima y en casos de emergencia hasta el hospital de la ciudad de Castillos.

 

Un día como hoy, pero del año 1993 se creaba la Dirección General de Material Naval (DIMAT), la cual, a fin de contribuir con la Misión de la Armada, planifica, desarrolla y supervisa la logística operativa del material a través de la dirección centralizada y la ejecución descentralizada de las funciones logísticas de abastecimiento, mantenimiento y transporte.


Asimismo conduce actividades de la Armada Nacional en el área de Meteorología, Oceanografía, Hidrografía y ayudas a la navegación; además mantiene capacidades marítimas comerciales encomendadas.

Saludamos a su dotación en su 29º Aniversario.

   Un 5 de enero de 2012, la cartografía náutica electrónica producida por el SOHMA comienza a ser distribuida a nivel mundial, cumpliendo los más exigentes estándares de calidad. Una década después, más que conmemorarse este hito, se celebra el esfuerzo por mantener esta certificación en forma ininterrumpida y la amplia cobertura en nuestras aguas que disponen los navegantes, dentro de este innovador formato cartográfico.

Al iniciarse el presente siglo, el Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Armada (SOHMA) comienza la producción cartográfica papel empleando medios digitales, con la edición 2001 de la carta N°19 del Puerto de La Paloma y luego de 75 años utilizando técnicas tradicionales. En forma paralela, un nuevo formato -llamado carta náutica electrónica (ENC)- irrumpía en la navegación marítima mundial, comenzando su producción por parte de dicho Servicio en 2003.

A lo largo de esa década, se desarrollarían algo más de una decena de celdas de uso interno de la Armada Nacional, con las cuales se logró obtener un producto eficiente que cumplió los requerimientos necesarios para su empleo a bordo. Sin embargo, la amplia aceptación a nivel mundial de las ENC y la integración de estos productos individuales en un sistema de visualización de celdas (conocidos como ECDIS) que dispone a bordo cada buque, llevó a la OHI (Organización Hidrográfica Internacional) a establecer el concepto de una base de datos mundial de ENC, donde se asegurarían exigencias mínimas para la confección e integración de estos productos. En este marco, se previó la creación de centros regionales de coordinación de cartas náuticas electrónicas (RENC), en los cuales se proveería de controles de calidad y armonización entre los productos de formato electrónico, generados por las distintas oficinas hidrográficas en el mundo.
 
En tal sentido, en 2002 se formó el IC-ENC (Centro Internacional de ENC), con sede en las oficinas del Servicio Hidrográfico del Reino Unido (UKHO). Considerando la necesidad de que nuestra cartografía electrónica se integrara a este concepto de base de datos mundial de ENC, con los beneficios que traería aparejado para nuestro comercio y turismo marítimo, el Estado uruguayo, a través de la Armada Nacional y en su representación por el SOHMA, alcanzó la firma de un acuerdo con el UKHO para integrar el RENC antes mencionado en agosto de 2010.

A partir de la firma del acuerdo y luego de cumplidas una serie de controles de calidad y armonización de datos a nivel interno del SOHMA, se realizó el envío del primer lote de diez cartas electrónicas al IC-ENC el día 3 de enero de 2011. Dicho lote incluyó las celdas derivadas de las cartas N°3, 20, 30, 31 y 32, es decir, la carta principal y sus respectivos cuarterones.
Durante los siguientes doce meses, se recibieron en forma periódica reportes de validación de dicho RENC, donde se incluían los resultados de exhaustivos controles de calidad de las celdas, tras los cuales el personal de SOHMA idóneo del área, realizó diversas etapas de ajustes y modificaciones del producto para pasar nuevamente a ser evaluados.

Finalmente, el 5 de enero de 2012, se completó la validación del mencionado lote inicial. Ello significó que a partir de ese momento por primera vez celdas confeccionadas por Uruguay a través de SOHMA fueron remitidas a los diversos redistribuidores en el mundo y, luego de ser encriptadas de modo de asegurar la integridad y protección de los datos, pasaron a estar disponibles para su comercialización a nivel internacional.

En estos diez años, el catálogo de celdas nacionales se ha expandido a un total actual de 47 ENC, desde el Chuy hasta Paysandú, desde Montevideo hasta los límites de la plataforma continental uruguaya, incluyendo desde 2021 la totalidad de los puertos comerciales del país.
 
Sin embargo, con la validación del primer lote un nuevo desafío surgió a partir de ese momento. Hasta ese entonces, SOHMA había realizado la distribución de todas sus celdas en forma local y sin la debida protección de datos ni trazabilidad que brindan los correspondientes softwares de encriptación. Una consecuencia que conlleva dicho proceso adicional, es que exige al usuario final disponer de un visualizador de ENC homologado (ECDIS), debido que la única forma que una celda encriptada puede ser cargada en éste, es a través de la introducción de un código único para cada celda y que a su vez no permite su uso en más de un visualizador.

Hacia 2012, prácticamente no se disponían de ECDIS en unidades de la Armada Nacional, por lo cual se volvía inaccesible el despliegue de cartas electrónicas encriptadas en sus respectivos softwares no licenciados. En este nuevo escenario, se identificó la necesidad de subsanar la falta de licencias homologadas de ECDIS en las unidades flotantes de la Armada Nacional, de forma de habilitarlas nuevamente a emplear el producto oficial, en el formato electrónico encriptado.

Es así que desde 2016, SOHMA se encuentra en un proyecto que ha permitido hasta el momento a más de 15 unidades recibir una licencia ECDIS o la actualización necesaria a sus sistemas de visualización para poder operar con las celdas elaboradas por el propio Servicio, haciendo asimismo posible que desde el Velero Escuela “Capitán Miranda” en sus viajes de instrucción, hasta los buques que participan en misiones internacionales o en operaciones antárticas, dispongan de los sistemas homologados necesarios para el despliegue de las ENC elaboradas por cualquier servicio hidrográfico en el mundo.  

Actualmente, casi 25.000 volúmenes de ventas anuales de ENC uruguayas se adquieren en diversos puntos del planeta, entendiéndose por un volumen, la suscripción que realiza un buque por un período de doce meses de actualizaciones a una celda nacional vigente.

Entre los grandes desafíos para el presente año, se encuentra la confección de las primeras cartas náuticas electrónicas uruguayas para la navegación en aguas antárticas, así como la ampliación de escalas de cobertura para el navegante en aguas de jurisdicción nacional. Una vez más, el esfuerzo y dedicación del personal de nuestra Armada Nacional se ve reflejado en servicios que contribuyen al desarrollo marítimo de nuestro país.
La División Investigaciones de la Prefectura Nacional Naval, bajo una de las tareas que le son encomendadas como lo es la lucha contra el narcotráfico, participó activamente en vigilancias, seguimientos y posteriores allanamientos en apoyo a la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas de la Policía Nacional, en la operación denominada CARTAGENA.

La misma buscaba desarticular una organización delictiva dedicada a ingresar grandes cantidades de Pasta Base a nuestro país. Por tanto, bajo la órbita de la Fiscalía de Estupefacientes de 1er. Turno liderada por la Dra. Mónica FERRERO y bajo extensas jornadas de operativos de vigilancia, seguimientos y otros trabajos de campo realizados en total cooperación entre la Armada y la Policía Nacional, en la madrugada del día miércoles 29 de diciembre se captura al líder de dicha organización y a uno de sus colaboradores, junto con 60 “ladrillos” de Pasta Base. Luego de las detenciones de ambos individuos, junto a armas de fuego y vehículos de alta gama, se procedió a realizar en la ciudad de Montevideo varios allanamientos donde se logra la incautación de una importante suma de dinero, que asciende a ciento sesenta y cinco mil doscientos setenta y nueve dólares americanos (U$S 165.279), así como 48 ladrillos de Pasta Base, con un peso de 49 kilogramos, una importante cantidad de marihuana (cogollo), chalecos antibalas, y varias armas largas de poderoso calibre, así como también armas cortas.

El valor de la sustancia incautada (108 ladrillos, con un peso de 110.163 gramos) si fuera vendida al por mayor ascendería a un total aproximado de U$$ 648.000, mientras que al menudeo arrojarían una ganancia de U$$ 1.272.000 aproximadamente (ya que se obtendrían aproximadamente 1.080.000 dosis).

En la escena del hecho primaria y en los allanamientos, se destaca la profesional labor de personal de la Dirección Nacional de Policía Científica, así como las tareas de DIVARU con el seguimiento de las cámaras de video vigilancia y la Dirección Nacional de Guardia Republicana.

Los detenidos fueron conducidos en el día de la fecha a declarar ante el Juzgado Penal Especializado de Crimen Organizado de 1er. Turno a cargo de la Dra. Adriana CHAMSARIÁN. Se aguarda Resolución Judicial.

Contacto

Rambla 25 de Agosto de 1825

(+598) 2 915 55 00

repar@armada.mil.uy

Redes Sociales