ROU 31 "Temerario"

Historia

 

Los Barreminas Kondor II, modificación perfeccionada de los Kondor I, fueron construidos a inicios de la década del 70. Junto a sus predecesores formaban las Fuerzas de Barrido de la ex-República Democrática Alemana, la cual operaba en el Mar Báltico, esto marca una cualidad importante de diseño en los buques, consistente en su condición de Barreminas costero.

 

A mediado de setiembre de 1991, viaja a Alemania el primer grupo de Uruguayos para tripular los cuatro Barreminas (Comandantes y Jefes de Máquinas), el resto de las tripulaciones arriban el último día del mes.

 

Los cursos de familiarización con los navíos se inician de inmediato, las programaciones planeadas por la Marina Alemana deben ser totalmente modificadas, debido a que habían sido preparadas para personas con conocimientos marineros casi nulos.

 

El 11 de octubre, una fría mañana de otoño en Neustadt in Holstein, pequeña población bañada por un fiordo del Norte Alemán, el viento del Mar Báltico hizo flamear la enseña patria, izada por primera vez en el asta de popa de los barreminas, junto a ellos también fue embanderado el remolcador “Banco Ortiz”.

 

Los cursos de familiarización continúan a partir del embanderamiento, con los navíos tripulados y comandados por personal de la Armada Nacional, saliendo a navegar en forma frecuente, en solo un mes y medio se procuró conocerlo más posible sobre los equipos, no solo de navegación y comunicaciones sino también de barrido, tiempo empleado así mismo para poner a punto buques que se hallaban parados, con tripulaciones mínimas y en el caso del ROU 31 sin tripulación ninguna, los pocos ex-tripulantes que oficiaron de instructores, casi en su totalidad sólo hablaban alemán.

 

Debe sumarse a todo lo anterior reparaciones que fue necesario efectuar a los buques, la más importante de ellas fue la del block de Babor del motor principal del ROU 33 que presentaba una importante fisura.

 

El día 13 de noviembre en horas de la tarde los barreminas dejaban la Base Naval Alemana para poner proa a su nueva Patria, siendo despedidos por algunos puños en alto. .